Cromosomas Sexuales

Los Cromosomas sexuales (X y Y) están ligados a la inteligencia humana En enero del 2005 los investigadores lograron determinar la secuencia del cromosoma X. Esto permitió establecer diferencias biológicas y reveló información del rol que los genes pueden tener en el diseño de la capacidad intelectual entre hombres y mujeres.
Estas diferencias aparentemente inclinan la balanza hacia el lado femenino, el intercambio de información durante la recombinación genética del cromosoma X puede otorgarles a algunos hombres un perfil intelectual sobresaliente.
Aunque esta información se presta sensacionalismo debemos recordar que 300 millones de años después de nuestros ancestros, los cromosomas X y Y son entidades absolutamente diferentes en su composición genética.
Las acciones del cromosoma Y se reducen a genes que gobiernan un puñado de funciones supuestamente en su mayoría encaminadas a la producción de esperma y a otras actividades relacionadas con la definición de los caracteres secundarios masculinos.


Mientras tanto el genéticamente enriquecido cromosoma X es el más estudiado de los 23 cromosomas a causa de la relación que tiene en los hombres con 300 enfermedades genéticas y alteraciones asociadas con esas mutaciones que van desde la ceguera a los colores (daltonismo), distrofia muscular y más de 200 alteraciones cerebrales.
Los cromosomas sexuales determinan la diferencia entre los sexos, XX para mujeres uno de cada padre y XY para hombres X de su madre y Y de su padre invariablemente. Sólo 54 de 1098 proteínas codificadas por los genes del cromosoma X, parecen tener una contraparte en el cromosoma Y, lo que haría parecer al cromosoma Y como un cromosoma poco hábil o de eficiencia limitada, este diminuto cromosoma parece conferir poca protección contra las agresiones y la circunstancialidad de las mutaciones genéticas.
Cuando un cromosoma X muta en una mujer, un respaldo genético  en el segundo cromosoma X  puede restituir la deficiencia; sin embargo si en un hombre se lleva a cabo una mutación en el cromosoma X durante la conformación de ese ser humano, el cromosoma Y permanece expectante ante una debacle genética grave sin poder intervenir favorablemente en la mayoría de los casos.
El cerebro parece ser particularmente vulnerable a las deficiencias en la función del cromosoma X de los hombres. Investigaciones en la Universidad de Ulm, en Alemania, recientemente encontraron que mas del 21% de las deficiencias cerebrales se ubican mutaciones ligadas al cromosoma X. Estos genes deben tener una estrecha relación con la inteligencia puesto que su mutación la daña definitivamente.
El Profesor de Genética Médica, Gillian Turner de la Universidad  de Newcastle en Australia, esta de acuerdo en que el cromosoma X es el recinto natural para los genes que modelan la mente humana.
El cromosoma sexual X provee un excelente sistema para la transmisión genética entre los sexos a través de generaciones. El padre pasa su información genética entera a la hija ligada al cromosoma X que le proporciona y los hijos reciben la información completa del cromosoma X de su madre.
Aunque este patrón de herencia deja aparentemente vulnerables a los hombres también les confiere la oportunidad de que en los casos en que las mutaciones son benéficas, se vea favorecido y pueda entonces explicar el porque al final agrupa este sexo a una mayoría de IQ superdotados por arriba de 135 con mayor frecuencia que las mujeres. Sin embargo la garantía en la combinación de dos cromosomas X que diluyen en la recombinación su información genética, tal vez afectando la superinteligencia contenida en uno de ellos, asegura que en un porcentaje mayor a los hombres la mujeres logren IQ de 100, a diferencia de los hombres que permanecen por debajo de este nivel.

Para explicar esto se menciona que durante la formación del huevo (esperma y óvulo combinados) en la mujer, el cromosoma paterno y materno X, se recombina durante la meiosis (proceso de división celular donde el esperma y el óvulo quedan con la mitad de la información genética en 23 cromosomas, a diferencia de una célula normal que se reproduce concluyendo con 46). Entonces se supone que en esta división la madre le puede pasar la información de superinteligencia a su hijo a través de genes en el cromosoma X. Sin embargo en el caso de las mujeres al pasar información de 2 cromosomas X uno tal vez con genes de superinteligencia y otro con inteligencia normal, al combinarse diluyen la posibilidad de expresar la parte mas favorable, quedando con una inteligencia normal. En los casos de una mujer superinteligente sería como sacarse la lotería dos veces, una por tener dos cromosomas X que garantizan integridad y otra por expresar la genética de superinteligencia contenida en uno de los cromosomas X.
La teoría aunque lógica es controversial y existen corrientes en contra en el Instituto de Investigaciones Biomédicas de Cambridge Massachussets quien dice que ligar la inteligencia al cromosoma X es pura especulación ya que la inteligencia es una cualidad multifactorial imposible de rastrear en un simple gene.

La evidencia dicta que la genética tiene un papel preponderante, y que el medio ambiente y las hormonas cultivan el crecimiento del factor cognitivo del ser humano.

 

Atentamente

Dr. Alejandro Cárdenas Cejudo
Médico Internista
Hospital Angeles del Pedregal
alexcarc@hotmail.com

Exersice is Medicine

EIM

La propuesta de Exercise is Medicine pretende lograr que la práctica de la actividad física y el ejercicio, sean parte de un modelo integral de prevención y tratamiento médico de las enfermedades crónicas no contagiosas en ...
Leer más »

Cursos y Talleres

Taller EIM

Taller: "Ciencias del ejercicio y calidad de vida" el próximo sábado 21 de Octubre, Cd. de México. Horario: 9:00 a 12:30 hrs. Sede: Hospital Ángeles Pedregal. Salón de Usos Múltiples. Cd. de México.
Leer más »